Sexo Telefónico

Curiosidades del sexo telefónico

El sexo telefónico es una de las maneras más sanas, agradables y divertidas de darle alegría a tu cuerpo. Sea con tu pareja o con un servicio profesional, para ti puede suponer una gran ayuda en determinados momentos de la vida.

De un modo u otro, una de las cosas más importantes a tener en cuenta para tener sexo telefónico es dejarse llevar y permitir que nuestras emociones, sensaciones y sentimientos fluyan de manera natural. Tu predisposición a disfrutar es otra cosa fundamental que debes tener en cuenta.

sexo telefónico

Y como en cualquier cosa de la vida, existen muchas curiosidades relacionadas con el sexo en vivo y el sexo por teléfono que vamos a ver a continuación.

¿Cómo sería el sexo telefónico en los países en los que el sexo de por sí no está bien visto?

Por ejemplo, en Nigeria existen leyes que dicen que si una mujer soltera es violada, esta será castigada con cien latigazos por incumplir la ley islámica que no permite tener sexo antes del matrimonio. ¿Os habéis preguntado qué ocurriría si estas desafortunadas mujeres tuvieran sexo telefónico? ¿Cuál sería la pena? Está claro que no tiene nada que ver ser violada con tener sexo consentido, ni tener sexo consentido con tener sexo telefónico, pero muchas veces no somos conscientes de la represión que existe en muchos países en torno al sexo.

Otro de los datos más curiosos que nos ha llamado especialmente la atención es el de Baréin, un país del continente asiático. Allí los ginecólogos no pueden mirar directamente a la vagina de sus pacientes. Deben hacerlo a través de un espejo para escapar de cualquier instinto masculino que les pueda excitar mientras exploran a una mujer. Por esa regla de tres, si el doctor quisiera tener sexo por teléfono muy probablemente tendría que usar protección en manos y orejas, no vaya a ser que genere más testosterona de lo normal.

En Indonesia practicar sexo por teléfono es una práctica de riesgo. Allí decapitan a las mujeres que se masturben sin miramientos de ningún tipo. Por poder, pueden practicar sexo telefónico, pero a ver quién es la valiente que se arriesga a reprimir si o si sus instintos más primarios.

En la ciudad colombiana de Cali, las mujeres no pueden tener sexo de ningún tipo con otro que no sea su marido. Hasta aquí todo nos parece normal y no nos extraña tanto… si no fuera porque la primera vez la madre de la chica tiene que estar presente. Es posible que cuando estas chicas deciden tener sexo por teléfono con su marido por primera vez, hagan una llamada a tres con la madre.

Si nos vamos a Estados Unidos tampoco es que sean tan liberales como pensamos. En uno de las ciudades de Dakota del Sur, las habitaciones de los hoteles deben tener siempre dos camas con una separación de como mínimo 70 centímetros. La ley dice que no se puede tener sexo entre las camas, pero no dice nada de tenerlo encima de ellas. Un absurdo total y absoluto que nos resulta muy complicado extrapolar al tema del sexo telefónico. Allá cada uno con su imaginación.

Sin duda la palma de todas las curiosidades que giran alrededor del sexo en nuestro planeta se la lleva Líbano, un país en el que a los hombres se les permite mantener sexo con animales y que al parecer no se avergüenzan de ello. Eso sí, los animales deben ser hembras en todos los casos. Muy normal todo. En este caso el sexo telefónico solo deben poder practicarlo con los que sean de la misma compañía telefónica o algo así…