Pajas por teléfono

¿Dan placer las pajas por teléfono?

pajas por teléfonoLo cierto es que las opiniones relacionadas con las pajas por teléfono están completamente divididas.

Hay hombres que piensan que si la mujer no está delante haciéndoles las pajas, no van a sentir nada, por lo que es una experiencia que no es para ellos. Incluso hasta lo ven algo mucho menos interesante que el hecho de estar viendo una película y cascarse una buena paja, que no se siente demasiado.

Sin embargo, hay otros hombres que las describen como una experiencia revolucionaria, capaz de cambiar todo lo que conocían hasta ese momento.

En los siguientes puntos vamos a estudiar si realmente dan o no placer.

Toda la verdad sobre el placer en las pajas por teléfono

Placer van a dar sin ningún tipo de duda; y es que, cuando se estimula el pene el tiempo suficiente, tarde o temprano se acabará llegando al clímax. La pregunta real es que sirve de algo que al otro lado del teléfono haya una mujer diciéndonos todo tipo de guarradas, si esto es excitante.

¿Nunca le has pedido a tu chica que te diga guarradas cuando estáis follando? Pues lo cierto es que las pajas por teléfono funcionan de una manera bastante similar. Según los expertos, por alguna razón, el lenguaje obsceno es capaz de generar una cierta sensación de atracción, por lo que a la mayoría de personas les gusta que se las digan.

Ahora bien, siendo realistas, las pajas por teléfono no se pueden comparar en ningún caso con el sexo tradicional de toda la vida, pero tampoco se puede decir que es inferior; lo podemos consolidar como algo distinto.

A nosotros nos gustar verlo como si fuera una nueva experiencia. Los humanos nos aburrimos de estar haciendo siempre lo mismo. Y es por ello, por lo que cualquier variación lo puede cambiar todo. En el caso de que te hayas aburrido del sexo de toda la vida, no estaría de más que, por lo menos, probases a hacerte algunas pajas por teléfono, para poder determinar si realmente te gusta o no. A veces los tíos no disponen de pareja con la que compartir ese momento y acuden a las líneas eróticas para que una profesional les ayude a cascarsela.